03 de marzo de 2021

Modificaciones en la gestión de la bioseguridad a cargo de los empleadores

El pasado 25 de febrero el Ministerio de Salud y Protección Social emitió la Resolución 223 de 2021, sustituyendo con ella el anexo técnico de la Resolución 666 de 2020, por medio de la cual en abril del año anterior se adoptó el protocolo general de bioseguridad aplicable para todos los sectores económicos; no obstante, continúan vigentes todas aquellas resoluciones mediante las cuales se han adoptado los protocolos de bioseguridad específicos para cada sector económico.

Si bien es cierto la nueva norma conserva la estructura del anexo técnico inicial, contempla varias modificaciones, tales como la adición o ampliación de algunas medidas, y la supresión de otras. A continuación, se relacionan los principales cambios:

  1. Se elimina la obligación de realizar desinfección de llantas y zapatos, al considerarse medidas de intervención poco útiles en la reducción de la propagación del virus.
  2. Se suprime la obligación de toma de temperatura como requisito de ingreso a las instalaciones de espacios abiertos al público en general, pero subsiste a cargo del empleador la obligación de monitorear las condiciones de salud de los trabajadores, entre ellos la temperatura superior a 38°C como posible síntoma asociado a la COVID-19.  
  3. Se adiciona la ventilación adecuada como una de las medidas más eficaces en la contención de transmisión del virus, junto con la desinfección y lavado de manos, el uso de tapabocas y el distanciamiento físico.
  4. Se especifica la obligación de incluir en el protocolo para manejo de situaciones de riesgo, todos los aspectos asociados a la activación de la estrategia PRASS, garantizando de esta manera la identificación y aislamiento oportuno de casos positivos al interior del ambiente laboral.

Finalmente, se conservan medidas de prevención y cuidado asociadas a alternativas de organización laboral (trabajo remoto y/o jornadas flexibles), adecuaciones locativas para garantizar el aforo de trabajadores en las diferentes áreas de trabajo, implementación de medidas de limpieza y desinfección a herramientas y superficies de frecuente contacto, desarrollo de actividades formativas en prevención y autocuidado, entre otras.

Abrir chat